¿Qué pasa si no hago el modelo 390?

El modelo 390 es una declaración informativa que se presenta anualmente para informar a la Agencia Tributaria sobre las operaciones realizadas con terceros durante el año anterior. Esta declaración es obligatoria para todas las empresas y autónomos que hayan realizado operaciones con clientes o proveedores por un importe superior a 3.005,06 euros durante el año anterior. Sin embargo, muchas personas se preguntan qué pasa si no presentan el modelo 390. En este artículo, analizaremos las consecuencias de no cumplir con esta obligación tributaria y los riesgos que puede conllevar para los contribuyentes.

¿Cuándo no es necesario presentar el modelo 390? Descubre las excepciones

El modelo 390 es una declaración informativa que deben presentar los autónomos y las empresas sobre el IVA correspondiente al ejercicio anterior. Pero, ¿qué pasa si no se presenta el modelo 390? Aunque su presentación es obligatoria en la mayoría de los casos, existen excepciones en las que no es necesario hacerlo.

Excepciones para no presentar el modelo 390

  • Empresas o autónomos que no han realizado operaciones con IVA: Si no se han realizado operaciones sujetas a IVA durante el ejercicio anterior, no será necesario presentar el modelo 390.
  • Empresas o autónomos que realizan operaciones no sujetas a IVA: Si las operaciones realizadas durante el ejercicio anterior no están sujetas a IVA, tampoco será necesario presentar el modelo 390.
  • Empresas o autónomos que tributan en régimen simplificado: Si se tributa en régimen simplificado, la información sobre el IVA ya se presenta en el modelo 303, por lo que no será necesario presentar el modelo 390.
  • Empresas o autónomos que tributan en régimen de recargo de equivalencia: En este caso, el modelo 390 no es necesario, ya que el recargo de equivalencia se presenta en el modelo 309.
  • Empresas o autónomos que tributan en régimen especial del criterio de caja: Las empresas que tributan en este régimen no están obligadas a presentar el modelo 390, ya que la información se presenta en el modelo 303.

Es importante tener en cuenta que, aunque no sea necesario presentar el modelo 390 en estos casos, sí es obligatorio cumplir con el resto de las obligaciones fiscales correspondientes.

Sin embargo, siempre es recomendable consultar con un asesor fiscal para asegurarse de cumplir con todas las obligaciones fiscales correspondientes.

¿Quiénes están exentos de presentar el modelo 390? Descubre aquí

El modelo 390 es una declaración informativa que deben presentar los empresarios y profesionales para informar sobre las operaciones realizadas con terceros a lo largo del año. Este modelo se presenta anualmente, y su fecha límite es el 30 de enero del año siguiente.

Sin embargo, no todas las personas están obligadas a presentar el modelo 390. Existen una serie de excepciones que permiten a algunos contribuyentes estar exentos de dicha presentación.

¿Quiénes están exentos de presentar el modelo 390?

Las personas físicas y jurídicas que estén acogidas al régimen simplificado de IVA, así como aquellos que tributen en el régimen especial de agricultura, ganadería y pesca, no estarán obligados a presentar el modelo 390.

Por otro lado, tampoco estarán obligados a presentar el modelo 390 aquellos empresarios y profesionales que no hayan realizado operaciones con terceros durante el año correspondiente.

Además, las empresas o profesionales que realicen exclusivamente operaciones exentas de IVA o que estén sujetas a retención a cuenta no estarán obligados a presentar el modelo 390.

¿Qué pasa si no hago el modelo 390?

En caso de no presentar el modelo 390 dentro del plazo establecido, los contribuyentes pueden enfrentar sanciones económicas impuestas por la Agencia Tributaria. Estas sanciones pueden variar en función de la gravedad de la infracción y pueden ir desde multas económicas hasta la imposibilidad de realizar ciertas actividades económicas.

Por lo tanto, es importante que los empresarios y profesionales que estén obligados a presentar el modelo 390 lo hagan dentro del plazo establecido para evitar problemas con la Agencia Tributaria.

Si estás obligado a hacerlo, asegúrate de presentarlo dentro del plazo establecido para evitar sanciones económicas por parte de la Agencia Tributaria.

Consecuencias de presentar el IVA fuera de plazo: Todo lo que debes saber

El modelo 390 es una declaración resumen anual del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) que deben presentar todas las empresas y autónomos que hayan realizado operaciones sujetas a este impuesto durante el año fiscal. Si no se presenta el modelo 390, se pueden generar una serie de consecuencias que pueden afectar gravemente la situación financiera y legal de la empresa o autónomo.

La principal consecuencia de no presentar el modelo 390 dentro del plazo establecido es la sanción económica que se impone. Esta sanción puede oscilar entre los 200 y los 6.000 euros, dependiendo del tiempo transcurrido desde el vencimiento del plazo y de la cuantía de las operaciones realizadas durante el año fiscal.

Otra posible consecuencia es la pérdida de algunos derechos fiscales. Por ejemplo, si no se presenta el modelo 390, no se podrá solicitar la devolución del IVA que se haya pagado indebidamente en el año fiscal correspondiente. Además, se pueden generar intereses de demora y recargos por el pago fuera de plazo, lo que aumenta aún más la cuantía de la sanción económica.

Además, si se presenta el modelo 390 fuera de plazo, puede haber una mayor probabilidad de sufrir una inspección por parte de la Agencia Tributaria. Es decir, que la empresa o autónomo se someta a una revisión exhaustiva de su situación fiscal y contable, lo que puede derivar en nuevas sanciones económicas si se detectan irregularidades o incumplimientos en la presentación de otros impuestos.

Las consecuencias de no hacerlo pueden afectar seriamente la situación financiera y legal de la empresa o autónomo. Por lo tanto, se recomienda cumplir con esta obligación en tiempo y forma para evitar posibles sanciones y problemas con la Agencia Tributaria.

Modelo 303 vs 390: ¿Cuál es la diferencia y cómo afecta a tu declaración de impuestos?

Si eres autónomo o tienes un negocio, es probable que hayas oído hablar de los modelos 303 y 390 de la Agencia Tributaria. Ambos formularios son importantes a la hora de declarar tus impuestos, pero ¿cuál es la diferencia entre ellos y cómo afecta esto a tu declaración?

¿Qué es el modelo 303?

El modelo 303 es una declaración trimestral del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). En este formulario, debes declarar el IVA correspondiente a las operaciones realizadas en el trimestre anterior. Es decir, si estamos en el segundo trimestre del año, en el modelo 303 deberás declarar el IVA correspondiente a las operaciones realizadas en el primer trimestre.

Además, en el modelo 303 debes indicar también el IVA soportado, es decir, el IVA que has pagado en tus compras durante el trimestre y que puedes deducir de la cantidad que debes pagar. Si el resultado es negativo, es decir, que has pagado más IVA del que debes, podrás solicitar la devolución del exceso.

¿Qué es el modelo 390?

El modelo 390 es una declaración anual resumen del IVA. En este formulario, debes resumir toda la información que has declarado en los modelos 303 trimestrales a lo largo del año. Es decir, debes indicar el total de las operaciones realizadas durante el año y el total del IVA correspondiente a esas operaciones.

En el modelo 390 también debes indicar el IVA soportado total correspondiente a tus compras a lo largo del año y el IVA deducible. Si el resultado es negativo, podrás solicitar la devolución del exceso.

¿Cómo afecta a tu declaración de impuestos?

La principal diferencia entre el modelo 303 y el modelo 390 es que el primero se presenta trimestralmente y el segundo anualmente. Además, el modelo 303 es más detallado, ya que debes declarar el IVA correspondiente a cada trimestre, mientras que en el modelo 390 solo debes indicar el total anual.

Si no presentas el modelo 390, podrías tener problemas con Hacienda. En primer lugar, podrías recibir una multa por no presentar la declaración. Además, si no presentas el modelo 390, la Agencia Tributaria no tendrá toda la información necesaria para comprobar si has declarado correctamente el IVA correspondiente a tus operaciones a lo largo del año.

Por lo tanto, es importante que no te olvides de presentar el modelo 390 antes de que finalice el plazo. Recuerda que, si tienes dudas o necesitas ayuda, puedes acudir a un asesor fiscal o a la propia Agencia Tributaria para resolverlas.

El primero se presenta trimestralmente y el segundo anualmente. Si no presentas el modelo 390, podrías recibir una multa y tener problemas con Hacienda.
En conclusión, es importante destacar que el modelo 390 es una obligación fiscal que no se debe ignorar. Si no se presenta, se corre el riesgo de recibir multas y sanciones por parte de la Agencia Tributaria. Además, esto puede generar un retraso en la obtención de devoluciones y en la gestión de los impuestos. Por lo tanto, se recomienda a los contribuyentes cumplir con esta obligación en tiempo y forma para evitar problemas futuros. En caso de tener dudas o dificultades para realizar el modelo 390, se puede recurrir a un asesor fiscal para recibir ayuda y asesoramiento.

Deja un comentario